¿Eres un influyente, o un influenciado?



Jeremías 15:19 “Entonces el Señor me respondió: «Si regresas a mí, volveré a recibirte y podrás servirme. Si evitas el hablar por hablar y dices sólo cosas que valgan la pena, tú serás quien hable de mi parte. Son ellos quienes deben volverse a ti, y no tú quien debe volverse a ellos”.

¿Qué debemos hacer para ser gente de buena influencia?

Según este versículo de Jeremías tenemos debemos:

1 – Reconciliarnos con Dios, si hemos estado alejados de Dios, o acercarnos más si hemos estado viviendo un evangelio de rutina, es de sir asistiendo a la iglesia regularmente, pero sin tener intimidad personal con Dios. Es decir, algo que salga de ti y no de un programa de iglesia.

2 – Si evitamos hablar por hablar y decimos solo cosas que valgan la pena para Dios, esto es dejar de abrir la boca a lo loco, a lo, insensato, hablar incoherencias, decir ofensas o mejor dicho palabras ociosas. Platicas de donde nada bueno sale, palabras que no provocaran que la mano de Dios se mueva, las cosas que valen la pena son: palabras de ánimo, aliento, consuelo, fe, esperanza, de gozo y etc., todo aquello en lo que Dios pueda glorificarse en tu vida y en la de los demás. Nótese que Dios está en contra de las pláticas, que, aunque no sean quizás chismes, u ofensas o críticas, si no dé también de las pláticas que parecen ser no ofensivas, pero que tan poco aportan nada bueno, ni hay manera en la que él, pueda manifestarse y mostrar su poder.

Luego de cumplir estos dos requisitos, entonces: Dios nos recibe nuevamente, y nos lleva a otro nivel, un nivel donde nos convertimos en su boca, hablando lo que él quiere a gente conocida y también desconocida. Cuando esto ocurre somos conscientes de que debemos medir y cuidar la forma en que hablamos, pues no pueden salir dos aguas de una misma fuente. Ser la boca de Dios en la tierra, es una responsabilidad hermosa, pero una responsabilidad de guardar continuamente nuestro deposito y continua búsqueda, pues nadie que no tenga tiempo y oído espiritual para escuchar a Dios podrá ser la boca de Dios. Para ser la boca de Dios tendrás que empezar a doblar rodillas mínimo tres horas diarias, dejar de hablar menos tú y que él hable la mayoría del tiempo.

Cuando has logrado esto, entonces eres una persona que a pasado a otro nivel, eres alguien que ya no vive para dejarse influenciar por nadie que no sea Dios, dejas de ser victima de los que buscan atención en la televisión, en las redes y con la moda y tanta cosa. Has llegado al nivel que tu eres la influencia, tu eres quien tiene el poder de convertir las malas actitudes en buenas, las malas conversaciones y platicas edificantes. Nunca podrás convertir a nadie con tu testimonio, si tú no estás convertido totalmente primero, Dios anhela a gente que sea influyente sobre la faz de la tierra y a eso nos ha llamado, pero la gran mayoría corre como robot de tras de todo lo que el mundo y la mercadotecnia les vende, la gran mayoría aun cristianos corren detrás de las filas de quienes quieren tener lo más nuevo en todo.

¿será esa la razón que nos a bloqueado ganar al mundo?, pues en el afán de bajarnos y de no ser tan radicales nos ha tomado tanto tiempo y esta estrategia que no han funcionado, que el único resultado que han tenido es que el mundo se ha metido a las iglesias y no ha cambiado porque nosotros también hemos abrasado sin corregir con amor lo que no edifica. La falta de búsqueda de Dios y de intimidad, de presencia y de respaldo a llevado a muchos a adoptar estrategias donde lo que parecía ser una estrategia está terminando, por ser una influencia. De modo que quienes debemos y hemos sido llamados a convertir estamos siendo convertidos, los cazadores están cayendo en su propia trampa, cuidado es tiempo de examinar, cual es nuestra situación y reaccionar positivamente parándonos en la brecha y preguntando, por el buen camino retomando nuestra posición de ser gente que hace cambiar a otros y no se deja cambiar. Bendiciones familia de Dios comparte con alguien y suscríbete para recibir un devocional diario, gracias.

#influencia #influenciado

Por Tema
Featured Posts
Reciente
Otros
Puga Ministries

270-996-2124

Josue@pugaministries.com

Ana.Angel@pugaministries.com

260 Fairbanks Ave

Cincinnati, OH 45204

  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

A Dios sea toda la Gloria