• Josue & Ana Puga

¿Dónde hallar a Dios?



Job 23:3 ¡Quién me diera el saber dónde hallar a Dios! Yo iría hasta su silla.

Estas, fueron palabras de Job cuando vivía la prueba de fuego. Él quería saber dónde encontrarlo, pues se sentía solo, sentía que clamaba y no era escuchado, sentía que buscaba a Dios y no lo encontraba; tal parecía que Dios se había movido del lugar donde generalmente Job tenia los encuentros diarios con Dios, la tristeza, el dolor, la soledad y las falsas acusaciones eran el pan de Job, los gusanos y las llagas junto con los perros su única compañía, es así que el clama ¡donde encontrar a Dios!

Ahora tu y yo, tenemos la respuesta que tanto anhelaba Job. Hoy sabemos que Dios está en el corazón de cada persona que le busca de todo corazón y se humilla delante de su presencia, pero la realidad de la religiosidad en la que tristemente hemos caído nos ha llevado a pesar, de que para encontrar a Dios y sentir su presencia debemos ir a sentarnos por horas a un lugar, y sentarnos frente a un excelente expositor de la palabra para que nos ministre , tristemente la gran mayoría corre detrás de hombre ungidos y de la fama que de ellos se escucha. Pero eso no es buscar a Dios, buscar a Dios es sencillo y gratis, Mateo 6:6 “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”.

En la cita anterior, Jesús nos da la oración en secreto como la clave para encontrar a Dios, asistir a la iglesia y los otros programas son parte de una disciplina cristiana, pero para encontrarnos con Dios nada como en privado, nada se compara con la experiencia de una vida de oración continua y en privado, es ahí donde se conoce a Dios, es ahí donde eres lleno y ministrado directamente por el, ahí el puede responder tus dudas. Es hermoso cuando logramos encontrar a Dios, es cierto que él está en nuestro corazón, pero si no buscas tiempo para escucharlo jamás sentirás su cercanía, y pensaras todo el tiempo que las experiencias que otros cuentan son imaginaciones.

Como cristianos nacidos de nuevo, uno de nuestros beneficios es que podemos entrar libremente al trono de la gracia, y ahí exponer nuestra causa, cada cristiano goza de ese privilegio, pero es más fácil para la gran mayoría es sentarse y buscar que Dios hable por medio de otros, sabes Dios le encanta hablarte personalmente, el es un padre que desea una relación buena y cercana con todos sus hijos.

¿Por qué usar intermediarios, cuando Dios declara que Jesucristo es el único mediador?, claro esto requerirá invertir tiempo de rodillas, y es ahí donde radica el problema de todos los males, la poca oración lleva a una vida poco placentera como cristiano, serás un cristiano que tiene un padre poderoso, pero nunca podrás usar ese poder, tendrás un padre amoroso, pero te sentirás rechazado. Eso ocurre cuando queremos llenar el espacio que solo Dios puede llenar, y lo llenamos de la forma equivocada buscando hombres ungidos y profecía de segunda mano que aunque es buena, gamas debes reemplazarla por la intimidad con Dios, nunca lo dejes plantado por buscar a hombres porque entonces lo habremos silenciado dejándole claro que preferimos que nos hable por medio de otro y que no deseamos escucharlo ni pasar tiempo con él, así contristamos su espíritu y nunca lograremos establecer una relación de ida y vuelta con él; es decir una relación donde hables y él te conteste. amados busquemos información, presencia, sabiduría de primera mano. Es bueno ser edificados los unos con los otros, pero jamás un hombre debe tomar el lugar de confianza que solo se merece Dios, hallar a Dios ya no es un secreto, búscale porque todo el que le busca le encuentra. Bendiciones familia de Dios comparte con alguien y suscríbete para un devocional diario, gracias.

#Dios #oracion

0 vistas
Puga Ministries

270-996-2124

Josue@pugaministries.com

Ana.Angel@pugaministries.com

2140 W 8th St.

Cincinnati, OH 45204

  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

A Dios sea toda la Gloria