Puga Ministries

270-996-2124

Josue@pugaministries.com

Ana.Angel@pugaministries.com

2140 W 8th St.

Cincinnati, OH 45204

  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

A Dios sea toda la Gloria

  • Josue & Ana Puga

¡QUIEN SE ABATE EN LA BARCA ,A MINIMIZADO LA FE Y AL CAPITÁN!



Salmo 42:11 “porque te abates alma mía, espera en Dios porque aun he de alabarle”

¿te has dado cuenta? que nada arreglamos al afligirnos, angustiarnos o afligirnos.

Cuando estamos abatidos hacemos muchas cosas incorrectas como: huir, gritar, llorar, tomamos malas decisiones guiados por nuestro instinto de supervivencia; y es en esos momentos donde sentimos estar acorralados sin salida, cuando no hay ayuda de nadie, donde nuestra alma se angustia y abate.

El salmista David lo experimentó y decía como el ciervo brama de sed buscando agua o jehová hoy clamo por ti, entonces ¿Que debemos hacer en la angustia?

#1. Corre a las corrientes de agua viva: esas aguas no son tu mejor amigo o amiga y tampoco la vecina mas cercana, las aguas que pueden saciarte la sed y calmar tu desesperación solo te las puede dar Jesucristo quien se llamo el agua de vida. El dijo el que tome de esta agua nunca más tendrá sed, sin duda te mentirita al decirte que la sed tipifica la preocupación, aflicción o desesperación y que al venir al agua de vida ya no las tendrás, eso seria una gran mentira. Pero la que si puedo asegurarte es que después de venir a Cristo como el agua viva, nada te desesperara al grado de perder la paz y la confianza, todo será más fácil y ligero, pues una palabra que salga de los labios del maestro será mil veces mejor que una palabra de un ser humano y cada vez que te sientas abatido el recordar las palabras de Jesús, el agua viva te dará aliento y paz para seguir adelante.

#2. Clama desesperadamente a jehová: antes que pedir ayuda a otra persona, tu primera opción debe ser Jesucristo, no el abogado, doctor etc. Muchas veces hacemos lo contrario y las opciones humanas en lugar de llenarnos de aliento y esperanza termina empeorando, no es mala la ayuda humana, pero esa debemos buscarla después de en oración escuchar la voz de Dios, de esa manera te aseguras de que Dios usara a quien tu buscaras para que te ayude y de salir algo no tan bien tendrás un mínimo derecho de cuestionar a Dios de los resultados, pues lo tomaste en cuenta y fuiste guiado por el en la ayuda que buscaste.

#3. Espera verdadera mente en jehová, no en un sistema o gobierno: esto significa que lo que las noticias digan, el presidente, el gobierno digan no te afectara en tu estado de animo y en tu estado de fe pues estas esperando una respuesta de Dios no del hombre y sabes también que si sucede lo inesperado , será inesperado y fuera de control para ti pero nunca para Dios, por lo tanto descansaras en su providencia y fidelidad, en su soberanía y permisiva pero sabrás dentro de ti, que todo obrara para bien pues as esperado en Dios y no en los hombres y esto te dará descanso en todo tiempo y circunstancia. David le decía a su desesperada alma ¡espera alma mía en jehová!, porque, aunque tu estés afligida yo todavía me falta que adorarle, así que nada ganas con afligirte porque yo espero en el y mientras llega su respuesta y salvación yo le adorare y te recomiendo alma mía que tú también agás lo mismo o terminaras enfermándome. (es para fraseado, pero son realidades que pasan cuando nos afligimos, nada mejoramos solo empeoramos).

#4. háblale a tu corazón y a tu alma y dile, yo también estoy abatida pero esperemos en Jehová: David se hablaba y ministraba a si mismo cuando le decía a su ser interno, “ espera alma mía a Jehová, bendice alma mía y no te turbes dentro de mí porque aun he de alabarle” así que alaba ,porque cuando adoras en la tribulación Dios se glorifica en la alabanza y demuestras de esa manera en quien esta tu confianza, si es en Dios las actitudes de calma lo dirán y si es en los hombres también las actitudes de aflicción, desosiego y angustia te dejaran al descubierto. Cuidado es mejor ser sinceros y pedir a Dios que nos ayude a confiar en él, decirle que nos cuesta trabajo hacerlo para que seamos de ese modo ayudados por él, no vaya a suceder que solo queramos aparentarle confianza y esperanza a Dios y de repente el nos invite a subir a la barca a lo más profundo de la mar y de repente se levante la tormenta y seamos reprendidos y expuestos a ser tragados por el mar. La confianza y en Dios se demuestra mientras esperamos, aunque la barca parezca que va a volcarse, más él no duerme, quizás solo quiera ver que tan cierto son nuestras palabras, pues todo lo que sale de nuestra boca será el cualquier momento puesto a prueba y el fuego determinara si fueron reales o falsas palabras. Bendiciones familia de Dios compartan con alguien y suscríbete para recibir un devocional diario, gracias.

#confianza #abatimiento #esperar #alabarle

0 vistas